Todo lo que tienes que saber sobre la ITV

 En Sin categorizar

¿Qué es la ITV?

La sigla ITV hace referencia a la inspección técnica de vehículos. Esta se refiere a la inspección que deben someterse todos los vehículos cada cierto tiempo para acreditar que reúnen las condiciones técnicas necesarias a la circulación.

Su objetivo es garantizar la seguridad de los ocupantes del vehículo, el resto de usuarios de estos y el propio medio ambiente.

¿Cada cuánto tiempo tengo que pasar la ITV?

Si tu vehículo tiene más de cuatro años, tendrás que pasarla cada dos años, pero a partir de los diez años, la revisión ITV se debe aplicar una vez al año de manera obligatoria.

¿Qué hacer para pasar la ITV?

Ir a las revisiones que te pertocan es lo legalmente correcto y que te ayuda a mantener tu coche en buenas condiciones. Pero antes de eso, hay un conjunto de cosas que podemos hacer para mantener el bienestar de nuestro vehículo y, como resultado, pasar correctamente la inspección correspondiente.

En primer lugar, es recomendable llevar desde un principio nuestro vehículo al taller a modo de revisión; estos te dirán si todo está en orden de manera progresiva y, al llegar a la ITV, no tendrás que esperar a una segunda revisión para poder volver a usar tu coche o vehículo.

Además, un buen mantenimiento de limpieza de este, sumado de una buena conducción sin forzar frenos ni velocidad, hará que tu vehículo dure mejor por más tiempo.

¿Qué supone no pasar la ITV?

Es cierto que es conocida por su dificultad de superación, y el miedo a no pasarla cada vez que vas. No hacerlo, supone que tu coche no está en condiciones de circular y que, por ende, no puede ser usado, o tiene que ser sometido a una segunda revisión después de realizar los cambios necesarios en un plazo de dos meses como máximo.

Sabemos que uno de cada cinco vehículos no consigue superarla en la primera inspección, y es habitual escuchar decir: “sin hacer algunas reparaciones en el automóvil, no vas a pasar la ITV”.

¿Por qué muchos vehículos no pasan la ITV?

Este último año, se han detectado 27.225.429 defectos, de los cuales 8.385.076 eran graves.

El 21 % de los vehículos son rechazados por la ITV en la primera inspección, según la patronal AECA. Y es que  la nueva normativa ITV es aún más difícil de superar; dos de cada diez coches suspenden a la primera desde que se aplicó esta.

La mayoría de desperfectos que hacían que los vehículos se consideraran “no aptos” para la conducción fueron: el mal funcionamiento del alumbrado, la señalización, los ejes, neumáticos, suspensiones, exceso de emisiones contaminantes y los frenos. 

No obstante, la mayoría de vehículos penalizados son los que tienen un mayor uso diario y/o hacen un esfuerzo mayor de lo normal en otros vehículos. Nos referimos a camiones, remolques, autobuses, furgonetas, etc.

En cuanto al resto de vehículos más frecuentes, lo que les provoca dicho efecto es la propia antigüedad de estos.

La nueva normativa ITV

Según Aeca, la dificultad de superación de la ITV se aumenta con la nueva normativa que regula en España desde 2018. Esto, sumado a la crisis económica ha contribuido a que la edad media del parque se incremente hasta los 12 años, y que aumente el número de vehículos obligados a pasar la ITV con mayor frecuencia.

Además, como sabemos, cada vez hay más preocupación por el medio ambiente y la influencia de los gases contaminantes que provocan ciertos vehículos. Esto, cada vez se verá más reflejado en las revisiones ITV hasta el punto que dejen de fabricar coches que provoquen el efecto invernadero y se retiren los coches que tienen una mala combustión.

Entradas Recientes

Start typing and press Enter to search